Kilimanjaro, ascenciendo al «techo de África»

Hoteles curiosos Descubre los hoteles mas curiosos y peculiares del mundo

 

Tanzania es un país que llama a lo salvaje. Salir de safari a la luz del día, dormir bajo un manto de estrellas cuando cae la noche… Y sobre estas tierras primigenias, se alza un gigante de piedra y nieve. Una elevación aislada, en medio de la sabana africana. El monte Kilimanjaro, con casi 6000 metros de altura, constituye en el punto más elevado del continente. Naturaleza en estado puro.

Hoy te animamos a viajar a través del espacio y el tiempo y conocer los orígenes de este estandarte de la Madre Tierra. En África, la tierra que vio nacer a los hombres, y que sigue fascinando a día de hoy a aquellos que vivimos lejos de lo que fue el origen de todo.

El Kilimanjaro, el techo de un continente

El Kilimanjaro se encuentra al nordeste de Tanzania (justo en la frontera con Kenia) y no pertenece a ninguna cadena montañosa. Al ser la montaña más alta de África, con 5.891 metros, forma parte de las denominadas Siete Cumbres. Es decir, las montañas más altas de cada continente. El geólogo alemán Hans Meyer fue elprimer occidental en ascender a la cumbre, tras varios intentos fallidos, en 1889.

La formación del Kilimanjaro se remonta millones de años en el tiempo, cuando la Tierra era un joven planeta. En este tiempo fueron surgiendo los tres volcanes que conforman el conjunto montañoso. ¡No os preocupéis, están inactivos! Sus nombres son Shiba, Kibo y Uhuru, el más alto de los tres y la cima. Debido a su gran altura y extensión, encontramos diferentes ecosistemas con su propia fauna y flora en el Kilimanjaro. Desde las áridas tierras bajas, hasta las glaciares «polares de la cima, pasando por selvas secas y pluviales.

No está muy claro de cual de las lenguas locales procede el nombre Kilimanjaro, ni qué significa. Algunos creen que se traduciría como «montaña de luz» o «montaña de grandeza». Los primeros rastros arqueológicos de habitantes alrededor de la montaña se fechan hacia unos 1000 años a. C. A pesar de ello, el verdadero poblamiento de las vertientes no se dio hasta muchos siglos después.

En la actualidad, los masai y los chagga, pequeñas tribus de cazadores-recolectores viven en las faldas del Kilimanjaro. Llevando una existencia no muy distinta a la de los pobladores originales. Los misioneros del siglo XIX impulsaron la alfabetización de los nativos y extendieron el dogma cristiano, que se mezcla con tradiciones más antiguas.

Las cumbres nevadas en peligro

El Kilimanjaro también es famoso por los campos de hielo de su cumbre. Debido a las altas cotas algunos glaciares se mantienen durante años. Por desgracia, éstos se están reduciendo de forma alarmante desde hace varios decenios. Se estima que desaparecerán por completo entre 2020 y 2050, por culpa del calentamiento global.

Además, hay un gran problema con la deforestación en el Kilimanjaro. Esto se debe a que la montaña es el hogar de pastores y campesinos locales, que conducen a su ganado por los pastos y cultivan parcelas cada vez más extensas en las faldas del monte. Además de varias iniciativas medioambientales, en 1973 se estableció el Parque Nacional del Kilimanjaro, como espacio protegido.

Ascender el Kilimanjaro

El Kilimanjaro no es una montaña que se pueda subir a la ligera, como un paseo de domingo por las colinas de tu pueblo. Aunque no es una ascensión «técnica», requiere cierto nivel de preparación física y experiencia previas. Se recomienda entrenar desde unos seis meses antes, yendo a la montaña, haciendo natación o realizando ejercicios para fortalecer las piernas. Notas para flauta (ES): Mackie Navaja (Miguel Ríos), notas para flauta

Esto se debe, sobre todo, a que los senderistas inexpertos pueden padecer «mal de altura», provocado por la falta de oxígeno. Muchas agencias ofrecen la posibilidad de añadir algún día de aclimatación a la ruta. Esto sube el precio final, pero aumenta las posibilidades de llegar a la cima.

Curiosamente, el récord de ascensión más rápida lo tiene el español Kilian Jornet desde 2010. Subió en solo 5 horas y  23 minutos, por la ruta Umbwe.  También tiene el récord del ascenso y descenso más corto, con 7 horas y 14 minutos, realizando la subida por la ruta Umbwe y la bajada por la ruta Mweka.

Cómo, cuándo y cuánto

El mejor momento para ascender el Kilimanjaro es de julio a octubre o de diciembre a marzo, para evitar la temporada de lluvias. Pero, ¡ojo! Las mayores aglomeraciones se producen en torno a las vacaciones de Navidad. La directiva del parque impone las rutas de senderismo y las tasas de entrada. La ley obliga a ir acompañados de un guía autorizado.

Para llegar hasta el Parque Nacional del Kilimanjaro, existen varias posibilidades. Por carretera, se puede llegar desde la ciudad de Arusha, a unos 123 km, en apenas dos horas. Otra base más cercana es Moshi, a 48 km de la entrada. A 86 km, a una hora y media en coche, está el Aeropuerto Internacional del Kilimanjaro. Desde Europa, existen vuelos desde Amsterdam o Frankfurt. 

El precio de la ascensión dependerá, sobre todo, de la ruta y los servicios que escojas. Lo normal es que se ofrezca el servicio de un guía y dos/tres porteadores por viajero. Fijaos en que los precios incluyan transporte, alimentación y, sobre todo, la entrada al parque nacional. Si contratas una agencia en el destino el precio puede rondar los 700 euros por persona. Si lo haces desde tu ciudad de origen, los paquetes pueden llegar a los 2.000 euros, aunque suelen incluir otras excursiones como la isla de Zanzíbar.

Las rutas

Se tarda entre seis y diez días en hacer cumbre y regresar. Las mayoría de rutas del Kilimanjaro atraviesan la ladera sur, ya que la vertiente norte está reservada para montañeros experimentados. Existen cinco rutas principales, cada una con varias ramificaciones: Rongai, Marangu, Umbwe, Machame y Londorosi/Lemosho.

La ruta Marangu es una una de las más populares del Kilimanjaro, recibiendo alrededor del 75% de los visitantes del parque. Es una de las  más cortas y fáciles (5 días ida y vuelta) así como económicas, aunque te ofrecerá paisajes muy variados y diferentes. Una de las menos transitadas es la de Rongai, que además sigue siendo de dificultad media y  ofrece unas vistas impresionantes sobre la sabana africana. La ruta más complicada es la de Lemosho, aunque debido a su duración (8-10 días), permite una muy buena aclimatación.

Kilimanjaro.

Por ser la que más tráfico tiene, las instalaciones más cómodas están a lo largo del recorrido Marangu. Esta cuenta con refugios comunales, algunos de los cuáles datan de la Primera Guerra Mundial. En los puntos del Kilimanjaro donde no hay refugios, existen lugares de acampada. Además, muchos de ellos están situados dentro de cuevas. Está prohibido acampar fuera de las  zonas designadas, por cuestiones de seguridad.

 

Kilimanjaro, ascenciendo al «techo de África»

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://maravillasdelmundo.es/destinos/kilimanjaro/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20