50 PLANES GRATIS O CASI EN MÚNICH

Hoteles curiosos Descubre los hoteles mas curiosos y peculiares del mundo

 

Cuando uno planea o tiene ya en el ojo una escapada a la capital de Baviera lo relaciona la gran mayoría de veces con Oktoberfest, pretzels y cerveza. Si bien Múnich es la capital mundial de la cerveza, además del festival en si hay un enorme abanico de posibilidades y opciones para disfrutar del encanto muniqués. La capital de Baviera es un cóctel de lugares magníficos, opulentas iglesias barrocas y museos del más alto nivel. Que Múnich puede llegar a ser una ruina para el bolsillo es cierto y una visita por corta que sea no es precisamente una ganga (ni siquiera en rebajas…). Múnich es considerada como la ciudad más cara de Alemania mientras que Berlín, pese a ser la capital, es sumamente accesible para los bolsillos. Planes pagando hay miles pero tener 50 planes que hacer gratis en Múnich, ¿es posible? ¡Vaya que sí!

Que Múnich sea caro no quiere decir que no puedes disfrutarla por menos. Por eso me propuse escribir éste post con 50 ideas y planes que puedes hacer gratis en Múnich. Es realmente difícil que ninguna cuaje con tus gustos, porque los hay para todos los estilos y tipos de viajero.

No siguen ningún orden concreto de preferencia. Cada cuál que elija el que más le guste o los que más le gusten. Porque cómo he dicho, que Múnich sea por definición ciertamente algo cara, sigue habiendo opciones para gozarla sin gastarse ni un duro y créeme si te digo que te van a faltar horas al día.

  • Soñar despierto frente a uno de los edificios con un diseño futurista único cómo es el BMW Welt.


Para los aficionados a la arquitectura uno de los planes favoritos es probablemente la visita a la sede de BMW, sea el museo o sea el llamado BMW Welt. Ambos edificios son espectaculares. La historia de BMW está fuertemente arraigada a la ciudad y el complejo central de la empresa se encuentra muy cerca del antiguo estadio olímpico con tres áreas visitables. El más espectacular es sin duda el BMW World/Welt: caracterizado como un tornado y una nube flotante, despunta en los alrededores cómo un edificio elegante y minimalista digno de admirar.

Minimalista e innovador. Así es el BMW Welt, un icono de la ciudad. By @modotraveler

  • Pasea por uno de los parques más grandes del mundo y encuentra tu otro yo más zen.


Si de algo se enorgullece Múnich es de tener áreas verdes para dar y regalar. Y su joya más preciada es y siempre será el Englischer Garten. Césped, lagos, arroyos y pabellones en medio de una mezcla de inspiración inglesa, griega, china o hawaiana. Visita obligada para desconectar, tomar u poco de aire y alejarse del bullicio de la capital de Baviera en un sin fin de caminos y rincones que puedes hacer caminando o en bicicleta.

TIP: Si eres volador de drones, precisamente en el jardín inglés está permitido. De las pocas áreas de la ciudad dónde se permite volar libremente.

  • Hacer un viaje a través de la historia en Olympiapark.


  • Unirte a los surfistas en Eisbachwelle ¡sólo para los expertos!


Si está buscando cosas divertidas para hacer en Múnich de forma gratuita , ver a los surfistas que cabalagan la llamada Eisbach Welle, debe estar en tú lista. Una ola artificial que hace las delicias de los «surfers» citadinos y de los visitantes curiosos. Atreverte a cabalgarla tú aunque sea gratis, es poco o nada recomendable si no tienes experiencia en surf o eres principiante. Pero ir a ver el espectáculo que se monta con sol, niebla, lluvia o nieve también es gratis y te prometo que vas a quedarte embobado un buen rato.

  • Buscar la pisada del diablo en la catedral de Frauenkirche.


Bellas artes, aroma a incienso y un silencio sepulcral que contrastan con el bullicio exterior. Frauenkirche, además de ser la Catedral de Múnich viene marcada por ser origen de una de las más famosas leyendas de la ciudad: la misteriosa pisada del «diablo». De leyendas te hablo en éste post más completo, pero uno de los planes más chachis y gratis que puedes hacer en el centro histórico es justamente esto: ir en busca de la pisada del diablo. La entrada a la catedral es gratis y buscarla también, lo cuál te llevará un buen rato largo.

Si bien no es la catedral más bonita del mundo, es la única dónde el diablo dejó su pisada bien marcada. By @modotraveler

Me encanta la historia sobre el arquitecto haciendo un trato con el diablo y tomándole el pelo al final. Una lección y un plan curioso, diferente y único que además es gratis.

  • Sentirte un burgués paseando por Hofgarten.


Si bien la visita al interior de la Residencia real es pagando y pasando por caja, pasear por sus jardines es completamente gratis y es uno de los planes favoritos de los locales. Hofgarten se ha convertido en un remanso de paz de paso obligado en tu visita. Prepárate un picnic y siéntate en uno de los rincones más bonitos y especiales de Múnich a disfrutar del vaivén de las horas mientras imaginas cómo fueron en su época los paseos de los reyes ataviados con sus mejores galas y su Corte por el mismo jardín dónde estás ahora.

  • Disfrutar de la opulencia sin límites de Asamkirche.


Barroco hiperrecargado es lo que define una de las iglesias más olvidadas de la capital pero a su vez más dignas de visitar. Construida hace 300 años, diseñada y trabajada artesanalmente por dos hermanos para uso privado. Con el tiempo se abrió al público y hoy en día es una de las joyas aún desconocidas que alberga Múnich. El techo es pura maravilla artística y merece la pena incluirla en tu paseo por el casco antiguo.

  • Comer un pretzel a los pies de la torre china.


¿Hay algo más típico y alemán que un pretzel? (Cervezas a parte)

Gratis, que se dice gratis no es. El pretzel te va a costar sus buenos 3 euros si lo compras a los pies de la Chinesische Turm en el Jardín Inglés (más barato si lo compras en panaderías fuera del parque). Pero oye, sentarse en una de las mesas del biergarten y dejarse envolver por ambiente es totalmente gratis.

¡Bretzel o pretzels para todos! By @modotraveler

Y teniendo de fondo la Chinesische Turm con sus buenos 25 metros de altura, ¿Qué puede salir mal? Al estar muy cerca de la universidad, la cervecería al aire libre o biergarten de Chinesiche Turm a menudo atrae a una multitud joven, que se mezcla con los visitantes, incluidos muchos turistas. 7000 plazas a los pies de una pagoda de estilo chino. La experiencia es gratis.

  • Embobarte ante el edificio más emblemático de toda la ciudad: Marienplatz.


Marienplatz es a Múnich, lo que Grand-Place a Bruselas. Centro neurálgico y corazón latente de la ciudad, es uno de los edificios más espectaculares de Europa.

  • Transportarte a Italia viendo Feldernhalle, una copia de la Loggia de Florencia.


Inspirada a modo casi idéntico de la Loggia italiana de Florencia, la Felderhalle fue escenario y protagonista de muchas de las imágenes históricas más importantes de Múnich.

Teathinerkirche y la Feldernhalle forman un conjunto arquitéctonico de una harmonia díficil de encontrar. By @modotraveler

  • Sentarse y dejarse asombrar por el ritmo jovial de Karlsplatz.


  • Empaparte de paz y asombro en Teathinerkirche.


Suertudos los que la pueden disfrutar no sólo por dentro sino por afuera también. Yo, excitadina de Múnich, estuve esperando a verla terminada y renovada 4 años. Ahora es una de las joyas del skyyline de la ciudad que más destacan. De estilo rococó en su exterior, su interior es sencillamente supremo. Un remanso de paz de un blanco impoluto asombroso.

  • Visitar la que es probablemente la cervecería más famosa del mundo: Hofbrauhaus.


Testigo de eventos históricos de gran calado, si hay un plan que mola mucho y que no desperdicia nadie es una visita a la cervecería Hofbrauhaus. Entrar es gratis, consumir es opcional. Un paseo entre sus arcos y camareros que cargan más cervezas que gotas de sudor, es toda una experiencia. Además suele haber música en directo prácticamente todas las tardes (actualmente de viernes a domingo). TIP: en las mesas suelen dejar el menú y acompañado un tríptico dónde se explica la historia de la cervecería desde sus inicios hasta la actualidad traducido en varios idiomas. Merece la pena sentarse un rato, echarle un ojo y observar. Sencillamente observar.

  • Recorrer tranquila y pausadamente uno de los mercados al aire libre más famosos del país: Viktualienmarkt.


En éste post sobre «Por qué Viktualienmarkt es el mercado al aire libre más famoso de Alemania» te explico más sobre éste sitio tan emblemático del casco histórico. Déjate llevar por el gentío hasta Viktualienmarkt y disfruta de los aromas a campo y a frescura que desprende cada puesto y tienda.

Viktualienmarkt es uno de los mercados al aire libre más famosos de Alemania. Si quieres saber más, lee el artículo sobre él en el blog. By @modotraveler

  • Acercarte hasta la estatua de Bavaria, a los pies de la cual se celebra cada año la Oktoberfest.


Una de las grandes olvidadas de la ciudad cuándo no son fechas de Oktoberfest es la figura alegórica de Bavaria o Bayern o también conocida cómo la dama de bronce. Con 18 metros de altura y hecha de puro bronce moldeado durante 7 años, a sus pies se reúnen miles de peregrinos de la Oktoberfest dispuestos a ponerse hasta el sombrero de cerveza cada año.

  • Sentir el encanto que rodea una de las bibliotecas públicas más hermosas de Europa: la Juristische Bibliothek.


Estanterías infinitas de madera rústica; libros de todos los tipos, edades y colores y techos decorados de infarto. Considerada una de las bibliotecas más bonitas del mundo, la sala principal no tiene desperdicio con su escalera de caracol en perfecta conjunción con el resto de detalles. Además el acceso es gratis. Para los que gustan de fotografiar sin parar, sin duda éste es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad.

  • Conoce el teatro de estiló rococó más reconocido del país: Cuvilliés Theater o teatro de la residencia.


Vale, de acuerdo, la entrada a la residencia real o Residenz no es gratis. Pero si en tus planes entra hacer una visita a las estancias de palacio, debes saber que la entrada combinada de museos y residencia te incluye el acceso a uno de los teatros rococó más sorprendentes que jamás podrás visitar gratis (o casi gratis). Destruido o desmantelado según diferentes versiones durante la Segunda Guerra Mundial, vuelve a estar disponible para visitas y en activo para representaciones desde 2008. Es conocido también cómo el teatro rojo. Una vez dentro, entenderas por qué.

Llamado también cómo el teatro rojo, es una joya única en Europa. By @modotraveler

  • Aprender de la historia de la ciudad, las curiosidades y leyendas que la rodean;


a través de los ojos expertos con un free tour.

El mejor de los 50 planes gratis en Múnich: un free walking tour para conocer en profundidad todo lo que esconde y tiene por ofrecer una ciudad tan maravillosa cómo es la capital bávara. Historia, anécdotas, consejos, recomendaciones y unas risas que de seguro te van a dejar con un buen sabor de boca. No vayas a Múnich por las fotos. Ve, haz un free tour y vete de la ciudad amándola un poco más.

  • Tomarte un respiro de tu visita viendo el espectáculo del Glockenspiel.


El carrillón de Marienplatz es uno de los atractivos principales de Múnich en plena zona cero. Cada día no son solamente los turistas sino también locales los que se toman un respiro de 15 minutos de su ajetreado plan diario para embobarse al son de las campanas para ver el baile del Glockenspiel. Encastrado en la fachada principal del Neues Rathaus, lo conforman 32 figuras y unas 40 campanas que representan un baile de boda medieval. En éste artículo te explico un poco más sobre el origen del Glockespiel, uno de los hotspots de la ciudad.

  • Transportarte al sur este asiático en West Park. Uno de los grandes olvidados de la ciudad.


No es un plan precisamente para los que visitan la ciudad por primera vez, pero si es tu tercera o cuarta ocasión en Múnich o si bien resides en la ciudad un plan que a mi parecer es muy bienvenido es éste. Una visita a West Park y sus rincones de aire asiático, te teletransporta por unas milésimas de segundo a países cómo Japón o Tailandia. Es uno de los grandes olvidados y habitualmente sólo los locales más locales lo conocen o se dignan a darle una oportunidad. Por experiencia te digo: es una visita que es gratis y vas a querer repetir.

  • Visitar una tumba un tanto tétrica: La de Saint Munditia. Rodeada de lujos y piedras preciosas.


No apto para aprehensivos. Cómo he dicho en Múnich hay planes para todos los gustos y estilos. Y si hablamos de ello, éste plan aunque suene un poco macabro y esté fuera de lo común, debía incluirlo. Santa Munditia fue una monja que a día de hoy es venerada por los cristianos. Sus reliquias se encuentran dentro de la iglesia de Peterkirche y la verdad, la visita es gratis pero un poco chocante. El esqueleto (literal) de la monja se encuentra en un relicario a la vista de todos, recubierto en oro y piedras preciosas de un valor incalculable. Es uno de ésos planes raros, pero que difícilmente vas a poder vivir en otro lado.

  • Fotografiarte con las llamadas escaleras al cielo de Múnich. Un monumento original dónde lo haya.


Durante los últimos años del boom de Instagram, uno de los secretos mejor guardados de la arquitectura y diseño muniqués se ha desvelado cómo un hotspot para fotógrafos e instagrammers. La verdad sea dicho, es un sitio chulo que contraste con el Múnich más conservador.

  • Prueba suerte acariciando a los leones de Residenz Palace.


Seas o no creyente en la lotería y la suerte, nunca está de más probar. En éste post sobre leyendas de Múnich te explico más acerca de los leones de la Residencia.

  • Disfruta de una salsa, un tango o un swing bajo los arcos del templo de Diana.


Otro de mis 50 planes favoritos que hacer gratis en Múnich cuando uno vive o visita la ciudad es precisamente éste. Los martes, jueves y sábado a partir de las 6 de la tarde se organizan bailes libres de swing, tango o salsa bajo los arcos del templo de Diana en Hofgarten.

Música, energía y acción. Si no te atreves a echarte unos pasos de baile, cuánto menos ir a ver cómo no poca gente se une a la idea te va a subir el ánimo seguro. Es un plan muy top. Sea por la música, por el ambiente, por el baile o porque necesitas desconectar.

  • Visitar un mercado de pulgas y llevarte a casa algún objeto inútil pero único.


Los flohmarkt o mercados de pulgas abundan en todo el país. Se celebran en diferentes ubicaciones cada fin de semana o un fin de semana al mes dependiendo de la ciudad. En Múnich son habituales en los barrios aledaños al centro histórico y la verdad sea dicha, uno puede encontrar o bien reliquias únicas y totalmente inútiles o bien souvenirs fuera de lo común.

  • Ver de una forma diferente los sitios más emblemáticos de la ciudad: subido en un tranvía.


Concretamente al tranvía número 19. Si bien necesitarás tener tu tiquete de acceso al transporte público, el tranvía 19 te va a llevar por los sitios más emblemáticos de la ciudad sin necesidad de que hagas ni un solo esfuerzo. Se le llama el tranvía turístico y aunque son muy pocos los que conocen de ésta opción cada vez pasa menos desapercibida. Sólo debes subirte en Hauptbahnhof Sud y sentarte a disfrutar del paseo turístico gratis.

  • Si no te gustan las aglomeraciones: Hirschgarten y el Biergarten más grande del mundo con 8.000 plazas.


Uno de esos planes molones es visitar el biergarten más grande del mundo. 8000 personas caben en él y la verdad sea dicha, si no eres fan de las aglomeraciones y te gusta salirte de la ruta turística tradicional, Hirschgarten es una opción muy recomendable. Naturaleza, cervezas y ciervos en un ambiente agradable y mucho más tranquilo que el que puedas tener en Viktualienmarkt o la torre china.

  • Open Air Kino: cine gratis. Ni tan mal.


Uno de mis planes favoritos en verano era sin lugar a dudas el cine al aire libre. Cada año se organizan sesiones semanales de cine en Olympiapark abiertas a todos los públicos y totalmente gratis. Aunque posiblemente si te animas, acabes dejándote unos eurillos en palomitas. El cartel de películas es bastante variado y actual y los veranos en Múnich suelen ser tan agradables que invitan a unirse a la idea.

El cine al aire libre de Olympiapark es el más conocido, pero se organizan éste tipo de eventos abiertos al público en varias localizaciones de la ciudad. Es cuestión de que eches un ojo a éste link y elijas el que mejor te vaya o te apetezca.

  • Teatro de verano con un código de vestimenta peculiar: Englischer Garten con buen rollo.


Otro de los planes de verano más top y que aún pasa medio desapercibido es el teatro libre en el Jardín Inglés. Abierto al público y enfocado al teatro más rompedor y de estilo libre, el único código de vestimenta es chanclas y ropa cómoda. Se representan los espectáculos en durante el mes de julio y ahora se ha propuesto también aprovechar septiembre que el clima muniqués aún acompaña. Un plan para saborear el burbujeante encanto de la ciudad con planes fuera de lo común.

  • Ponerte en forma sin perder dinero de mayo a septiembre.


De alguna forma tienen los muniqueses que aprovechar las enormes zonas verdes con qué cuenta la ciudad. Si no eres de encerrarte en gimnasios o te da una pereza suprema hacer ejercicio por tu cuenta, puedes ponerte en forma sin gastar ni un euro. Yoga, tai-chi, aeróbic, estiramientos, zumba, etc… cada día de verano 4 parques de la ciudad se llenan de gente con ganas de hacer la operación bikini full free. El programa de salud al aire libre gratis se llama fit in park y los horarios y localizaciones los puedes encontrar en éste link.

  • Abrigarte y disfrutar de algún concierto desde Olympiaberg sin pagar ni un eurillo.


Ventajas de los conciertos que se organizan en Olympiapark: el eco suena bastante potente. Y muchos son los que se animan a comprar unas cervezas, llevarse sus bocaditos para el hambre y sentarse en lo alto de Olympiaberg a disfrutar de la música sin pagar entrada. No es lo mismo que estar en el concierto y gritando a viva voz, pero oye… en cuestión de economizar el bolsillo todo es bienvenido.

  • Echarle un ojo al cielo y sus profundidades con el telescopio del Deutsches Museum los jueves y viernes noche.


Otro de los 50 planes gratis en Múnich que aún consiguen pasar bastante desapercibidos. El Deutsches Museum pone a disposición de los que gusten unos tours guiados y unas clases de observación del cielo y el universo con su telescopio que son totalmente gratis los jueves y viernes noche si el cielo acompaña. Es una experiencia muy chula de vivir y mi recomendación es que te informes en la oficina del propio museo o por e-mail antes de acudir. Tienen un número limitado de cupos.

  • Encontrar uno de los hotspots más fotografiables y desconocidos de la ciudad: la Treppenhaus dentro del palacio de Justicia.


BRU-TAL. Aunque el acceso libre se ha visto afectado por los últimos atentados en Europa y por la seguridad del Palacio, siempre puedes preguntar si te dan acceso sólo a hacerle un par de fotos. Es un lugar muy top para los fotógrafos sobretodo si acudes muy temprano y aún no hay trasquileo de personas. De estilo neoclásico, el hall del palacio de Justicia es un UAU muy top.

  • Visitar el campo de concentración de Dachau. Una lección muy necesaria.


En éste post te dejo toda la información que necesitas sobre cómo visitar el campo de concentración de Dachau. El primero que construyeron los nazis y uno de los mejor «conservados» además de una visita dura pero muy necesaria. El acceso al campo y museo es totalmente gratis y es una de las excursiones imprescindibles a pocos kilómetros desde el centro de Múnich que puedes hacer en media mañana.

  • Una ruta por museos fuera de lo común y gratis: Kartoffelmuseum (Museo de la patata)


De salchichas se comen muchas y de cervezas se beben otras tantas más, pero oye… la patata sigue siendo uno de los grandes protagonistas de la gastronomía alemana. Y cómo no podía faltar, un museo curioso y que es gratis de visitar es precisamente el dedicado a ella: el Kartoffelmuseum. Si de cosas curiosas que hacer gratis hablamos, ésta se lleva uno de los puestos en el top 10.

  • Grunwalder Forst: el paraíso para las familias y niños.


Viajar a Múnich con niños o vivir en Múnich y tener niños puede suponer un golpecito cuánto menos a la billetera. Es por eso que he encontrado un plan gratis para familias y niños que mola mucho. El parque de aventura Grunwalder Frost, a las afueras de Múnich, ofrece todos los domingos y festivos excursiones guiadas por el bosque totalmente gratis para familias y niños. Además de los recintos de animales, los niños pueden experimentar la adrenalina en el parque de aventura también de forma gratuita y hay varias instalaciones para que no se aburran en ningún momento, por ejemplo, una estación de sonidos y un jardín aromático. Un plan chachi para los papás y mamás que buscan ideas que no les arruinen.

  • Unas vistas de infarto, un clima ideal y una mega-cerveza: Starnberger See.


En éste artículo te explico más sobre el lago de Starnberger see. Uno de los lagos favoritos de los muninchen porque además de pasearte gratis, tienes rincones preciosos para fotografiar, zonas verdes dónde relajarte, cervecerías a orillas del lago para echarte tu ben traguito del licor local y los maravillosos Alpes de fondo.

  • Ver una puesta de sol sobre la ciudad de escándalo desde alguno de los mejores miradores gratis.


Otro de mis posts más consultados es justamente el que escribí sobre los 10 miradores más bonitos de Múnich. Algunos son gratis, otros no. Pero si de visitar la ciudad baratito y de ahorrar hablamos, los que son gratis están en el top 5 de los mejores. Una puesta de sol desde Olympiaberg o una salida del sol desde el canal de Nymphenburg van a dejarte anonadado. Si la ciudad de por si es hermosa, las puestas de sol son de ¡oh my gosh!

  • Open-Air-Sommerparty en Gartnerplatz: los alemanes saben cómo divertirse gratis.


  • Por unos segundos transportarte a Japón en el jardín japonés.


La esencia zen se puede sentir en Westpark, cómo ya he dicho uno de los grandes desconocidos de Múnich. El parque se construyó en 1983 con el objetivo de unificar espacios que transportaran al visitante a diferentes partes del mundo a través de la recreación de valles, colinas y lagunas artificiales. Es por eso que puedes encontrar una zona tailandesa, otra nepalí, otra de estilo francés, etcétera. Y cómo no, mi favorita: el jardín japonés.

  • Rodearte de ricos y alto standing a lo largo de Leopoldstrasse,


que equivale a lo que sería la Quinta Avenida de Nueva York a pequeña escala o les Champs Elyseés de París. Coches de alta gama, las tiendas más exclusivas y mucho rico fino. Por que si algo tiene Múnich además de ser caro, es que tiene una de las rentas por cápita promedio más altas de Alemania y Europa.

  • Disfrutar de alguno de los festivales y tradiciones más top del país. La mayoría son gratis y los puedes encontrar en éstos dos artículos:


«Festivales y eventos en Múnich de enero a junio»

«Eventos y festivales en Múnich de julio a diciembre»

  • Terapia de la risa y yoga gratis en Westpark.


Una de las terapias más guays aunque no entiendas ni papa de alemán es la que se organiza en Westpark: terapia del yoga con risa. En éste artículo de DW, se habla del tema en cuestión y de los beneficios que aporta para la salud física y mental la combinación de ambos. En Múnich ya hace unos años que se ha empezado a poner en práctica de forma gratuita una vez a la semana y aquí te dejo el link por si te pica la curiosidad.

  • El gran triunfador de las noches en Múnich: el karaoke de Kennedy´s.


  • Tomar el sol cómo una lagartija en la terraza del café Tambosi.


Sale el sol y los germanos salen a la calle cuál lagartijas. Y es por eso, que tu no puedes ser menos. Un plan gratis o casi gratis es sentarte a tomar un Aperol Spritz en la terraza del café Tambosi, a una esquina del Hofgarten mientras disfrutas de las vistas de Odeonsplatz frente a ti. Llévate un buen protector solar, por si el sol decide ponerse a todo dar.

  • Encontrar el romanticismo que impera en la ciudad desde Hackerbrucke.


  • Descubrir los secretos de los jardines de Nymphenburg.


Un paseo por el Versailles muniqués. No hay excusa que valga. La visita al interior del castillo de Nymphenburg es pasando por caja y con reserva previa desde hace unos meses. Pero los jardines son de acceso público y coste 0. Si bien se quedan lejos de los jardines de Versailles en París, los de Nymphenburg son una delicia para pasearse y fotografiar puestas de sol de infarto y muchas ocas canadienses. Son elegantes y se expanden por una extensión más que considerable. A mi parecer, de los más bonitos que he visto en Europa.

  • Recorrer Múnich en bicicleta.


No es lo mismo que Ámsterdam pero es gratis y mola mucho. El sistema de alquiler de bicicletas públicas es gratis, sólo debes registrarte en la oficina de turismo y ellos mismo te indican todo el proceso. Múnich está poco a poco adaptando todas las vías públicas con bici carriles y la verdad es que se respeta mucho al ciclista. Es una experiencia muy agradable y si bien no vas a pasearte entre canales cómo en Ámsterdam, te prometo que no te defraudará.

Y hasta aquí,



50 planes gratis que hacer en Múnich. De seguro que hay unos cuántos o muchos más, así que si se te ocurre alguno o conoces de más planes gratis para hacer en ésta maravillosa ciudad llamada Múnich no dudes en dejarlo en los comentarios para añadirlo a la lista. Siempre nos gusta saber de tu opinión, así que bienvenidas sean las sugerencias y los comentarios sean positivos o negativos. ¡No olvides que también puedes contactar para cualquier duda!

Nos vemos en los próximos posts sobre Múnich con más información práctica, ideas, historias y curiosidades,

50 PLANES GRATIS O CASI EN MÚNICH

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20