Los llamados “hoteles de botique”

El ámbito del alojamiento es uno de los centros económicos más destacados dentro de las ciudades. Los hoteles, hostales y albergues se dejan ver como un servicio directo para el turismo, para la gente que eventualmente visita otras ciudades, e incluso para muchas personas que (gracias a una situación económica precisa) se permiten la situación de vivir en un alojamiento de este tipo.

Existen hoteles de todo tipo, entre los que destacan notablemente los conocidos como “hoteles de boutique”. Esta modalidad de alojamiento se catacteriza por tener unas características concretas, que a primera vista queda notablemente destacada que se trata de esta modalidad.

Hoteles que se localizan en zonas urbanas, que suelen situarse en las grandes urbes, principalmente en sus barrios más dinámicos y de compras, creando un entorno fascinante que coloca a este tipo de alojamientos con un cierto caché.

Su estética también les delata con un simple vistazo. La arquitectura y el diseño de este tipo de hoteles presentan una arquitectura propia, un diseño elegante y cuidado y, a menudo, temático. El ambiente y la decoración buscan proporcionar un ambiente íntimo, que presentan ante el usuario una experiencia única, e irrepetible. Hay varios hoteles de Barcelona que se adaptan esta denomicación, y cada vez más construyen nuevos establecimientos que combinan modernidad y tradición en zonas emblemáticas de la ciudad.

El servicio hacia el usuario es totalmente personalizado, buscando adelantarse al deseo del cliente, a quien se le considera un invitado, un huésped especial, y así, sumando todos los elementos de este tipo de lugares, el usuario queda enamorado y queda totalmente satisfecho de una experiencia única.

Todo aquel establecimiento con un ambiente moderno, que cuenta con un servicio totalmente personalizado y un diseño sofisticado para los viajeros más exigentes, con un carácter independiente de las grandes cadenas de hoteles, marcando su propio estilo, su propio camino, y que además suele tener menos de 200 habitaciones, algo más recogido, ofreciendo la experiencia única de una estancia relajante en un ambiente íntimo.

Uno de los claros ejemplos de este tipo de alojamiento, de hoteles de boutique, es el Meliá Barcelona Sky. En él la gente vive una experiencia única, disfrutando de unas instalaciones de vanguardia, con unas áreas privadas (como una recepción independiente, un Open Bar o un Aperitif Time al atardecer). Estéticamente se trata de un edificio emblemático con espectaculares vistas al Mediterráneo y la ciudad de Gaudí, que proporciona al usuario una experiencia imborrable.

El Meliá Barcelona Sky está ubicado en el nuevo área de innovación “Distrito 22@”, junto a La Avenida Diagonal y cercano a una de las mejores playas de la ciudad, La Sagrada Familia y el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB), una zona privilegiada que, además, ofrece al visitante una experiencia cercana de la que poder disfrutar.

Una gran variedad de habitaciones y suites exclusivas con vistas panorámicas, decoración minimalista y tecnología relevante. La gastronomía de este hotel está basada en la Meca gastronómica inspirada en la mejor cocina de mercado basada en la tradición del Mediterráneo

Además, cuenta con unas terrazas de visita obligada para los huéspedes, con piscina exterior para disfrutar de los mejores cocktails, tapas y barbacoas.

Una experiencia totalmente recomendada.

Los llamados "hoteles de botique"

Be Sociable, Share!

Comments are closed.

Post Navigation