Romanticismo a la luz de la luna de Isla Mauricio

Situado en el escenario natural más espectacular de la isla, en la península de Le Morne, el Hotel 5* Lujo Dinarobin, perteneciente a la cadena hotelera mauriciana líder Beachcomber Hotels es el enclave perfecto para una inolvidable estancia para dos.

La pareja podrá alojarse en cualquiera de sus exclusivas suites, de estilo colonial con sus altos techos, su refinado mobiliario y sus tonos cálidos. Rodeadas de un frondoso jardín tropical de 19 hectáreas, que acentúa aun más el carácter intimo de este lujoso hotel, cada suite dispone de una amplia terraza donde compartir un copioso desayuno, con magníficas vistas al Océano Indico.

¿Qué quieres sorprender a tu pareja con una buena y exótica cena? El hotel organiza dos veces por semana clases particulares de cocina para iniciarse en los secretos de la gastronomía mauriciana. Los enamorados también podrán compartir momentos realmente románticos y de relax en la playa con clases de yoga impartidas por un profesional, una propuesta diferente para disfrutar juntos.

Para los recién casados que quieran vivir una luna de miel llena de detalles, Beachcomber Hotels, les agasajará a su llegada con una botella de champán, frutas en la habitación y a modo de souvenir un pareo para ella y una camiseta para él. Además, podrán elegir entre una selección de artículos en la boutique del hotel. Disfrutarán gratuitamente de un tratamiento en el Spa de Clarins, de inspiración oriental, construido a semejanza de los monasterios japoneses con un area ayurvédica de 150 m2, y de almuerzo gratis durante toda la estancia en sus restaurantes gastronómicos. Toda una puesta a punto para una luna de miel perfecta.

Más info:
www.beachcomber-hotels.es
www.dinarobin-hotel.com
spa-dinarobin-ext-2011.jpg

Lastel Kuboyama, un hotel para cadáveres en Japón

El aumento considerable de población en Japón, tras la Segunda Guerra Mundial, ha llevado a que en los últimos años los fallecimientos en el país nipón se hayan multiplicado de una manera espectacular.

Más de un millón doscientos mil japoneses fallecen anualmente en el país, aumentando en más de 23 mil por año en la última década. Esto ha hecho que los servicios de incineración tengan una lista de espera de hasta cuatro días.

Este inconveniente ha sido aprovechado por un avispado empresario que ha montado el primer hotel para cadáveres, donde se puede alojar al fallecido en unos sarcófagos refrigerados, a la espera de que le llegue el turno  en el crematorio. Hay que recordar que en Japón la religión mayoritaria es el budismo, por lo cual allí un cadáver no es enterrado sino incinerado.

Una iniciativa sorprendente a la vez que original que ha tenido una buena aceptación por parte de numerosos familiares de fallecidos que han comenzado a utilizar este cómodo servicio, cuyo coste por noche es de 12.000 yen. Mientras el finado reposa a la espera, la familia puede reunirse en la sala y velarlo.

La capacidad máxima por día es de 18 clientes.

El nombre del hotel Lastel  es una contracción de las palabras “last” (último) y “hotel”.

 

Fuente del texto y las imágenes:  www.dailymail.co.uk